After Surgery

Después de la cirugía

En el área de recuperación
Después de la cirugía, pasará a un área de recuperación mientras pasa el efecto de la anestesia. Podrá permanecer allí una hora o más.
  • Si ha recibido anestesia general, es posible que escuche antes de poder hablar o abrir los ojos. Es posible que, al principio, los ruidos se escuchen más fuertes. Quizá se sienta somnoliento.
  • Es posible que note que tiene tubos colocados en su cuerpo. Dichos tubos pueden ser necesarios para:
    • Proporcionar líquidos y medicamentos.
    • Proporcionar oxígeno.
    • Quitar los gases del estómago.
    • Drenar líquido del lugar de la incisión.
    • Quitar orina.
  • Puede tener efectos secundarios derivados de la anestesia. En algunos pacientes:
    • La anestesia local o regional puede producir adormecimiento, cosquilleo, náuseas, dolor de espalda o de cabeza.
    • La anestesia general puede producir náuseas, sed, temblores, gases, falta de memoria, dolor de garganta o dolor en la mandíbula (por el tubo de oxígeno).
  • Si siente molestias, hable con la enfermera. Probablemente, sea normal. Pero cuanto antes le avise, será más fácil de aliviar.
  • Se controlarán los signos vitales con frecuencia.
  • Se le pedirá que haga ejercicios. Al principio, puede ser incómodo, pero ayudarán a evitar complicaciones y acelerarán su recuperación. Por ejemplo:
    • Respirar profundo.
    • Toser.
    • Girar en la cama.
    • Mover los brazos y las piernas.
  • Recibirá instrucciones acerca de cómo cuidarse mientras cicatriza su herida.
  • Saldrá del área de recuperación cuando el anestesista indique que ya está listo para hacerlo.
  • ¿Qué sucede con las visitas?
    • En general, se pide a los amigos y familiares que permanezcan en la sala de espera. Se los mantendrá informados sobre su evolución.
      • No obstante, se puede permitir que un amigo o familiar permanezca con el paciente en el área de recuperación en casos especiales.
      • Los padres podrán permanecer con sus hijos pequeños mientras se recuperan de la anestesia.

Acerca del cuidado propio
Las instrucciones específicas podrán variar. A continuación, presentamos algunos consejos generales:
  • Consulte sobre los medicamentos para aliviar las molestias durante los días después de la cirugía. Pregunte sobre el tipo de molestia que podría sentir.
  • Obtenga información sobre su higiene: cómo cuidar su herida, si se puede bañar o dar una ducha, etc.
  • Pregunte cuándo puede retomar sus actividades habituales y qué actividades debe evitar durante ese momento (como levantar peso).
  • Levántese y camine en cuanto le sea posible. Esto ayudará a que el cuerpo vuelva a la normalidad y reduzca los gases. Posiblemente, le pidan que continúe con sus ejercicios relacionados con la tos y la respiración profunda durante varios días.
  • Pida a alguien que lo lleve a su casa cuando reciba el alta.
  • Coma liviano los primeros días. Comience con líquidos como ser caldo, luego, pase a alimentos fáciles de digerir como tostadas, arroz blanco, gelatina, etc.
  • Tome precauciones durante, al menos, 24 horas después de la cirugía. Por ejemplo:
    • Pida a alguien que se quede con usted.
    • No maneje ni opere máquinas ni tome decisiones importantes; su coordinación y juicio podrían no ser adecuados.
    • No fume ni tome medicamentos, suplementos u otros remedios sin antes consultar a su proveedor de la atención médica.
    • No beba alcohol; puede interactuar con la anestesia que aún está en el cuerpo.
  • Si tiene preguntas, llame a su proveedor de la atención médica. Antes de ir a casa, consulte sobre los problemas a los que debe prestar atención. Comprenden signos de infección, tales como sangrado inesperado, hinchazón, drenaje de una herida y aumento del dolor.
  • Concurra a todas las consultas de seguimiento. Su proveedor de la atención médica debe ver que está cicatrizando tal y como corresponde. Es posible que deban sacar los puntos.